Anhelamos el talento pero amamos a la burocracia.

Photo by Jess Loiterton on Pexels.com

«No puedo hacer nada porqué el protocolo me dice que tengo que hacer estos pasos y no puedo seguir… Las normas me dicen que hasta aquí podemos llegar, lo siento… Lo siento pero no tengo las herramientas para ayudarte, por lo tanto no puedo hacer nada más.

Todos hemos vivido alguna situación en la que se nos ha respondido con evasivas ante una situación que requeríamos de su ayuda.

¿Y quién era la culpable de todo?

LA BUROCRACIA.

Ponían como excusa que al no saber seguir el «protocolo» no sabían cómo podernos ayudar, no sabían seguir adelante.

¿Qué ocurría?

Que además de acordarte de los «familiares» de la persona que tenías delante por la ineptitud que tenían sino seguían el «plan» establecido, sabías que tus planes, se estancarían.

Esta situación no es común todos los días en todas las empresas, sin embargo todos la hemos vivido en algún momento de nuestra vida.

¿Qué ocurre?

.- La persona no sigue el procedimiento… ¿Dónde tiene su iniciativa? ¿Dónde quedan las ganas de ayudar al cliente? ¿Y su talento?

.- La persona que ha ido a pedir ayuda…¿Se irá a otra empresa que le ayuden más rápido que nosotros? ¿Qué pensará de la persona que tiene delante, como representante de la empresa, que no sabe hacer nada sino sigue los procedimientos establecidos? ¿Y creerá a partir de ahora que somos una empresa que da todo por el cliente?

Una y otra vez hablamos del talento, sumando la necesidad de ser innovadores y de tener gente creativa en nuestro plantel, nos pasamos los días leyendo los medios de comunicación y redes sociales.

¿Pero qué seguimos haciendo?

NO TOCANDO UN SOLO PELO LAS NORMAS, LOS PROCEDIMIENTOS, PORQUÉ ES LO QUE NOS DA «ANCHURA» DE EMPRESA GRANDE, CON UN ÉXITO.

¿Qué ocurre al final?

Que nos apegamos a las normas y estamos perdiendo una oportunidad increíble para el desarrollo del talento y la creatividad de las personas.

Cuando limitas a una persona a un procedimiento y con miedo, le dices que no puede saltárselo, lo que estarás haciendo es hundiendo su iniciativa, ideas y con ello su creatividad debajo de todo el papeleo que le has impuesto que haga.

Las normas matan al talento y con ello a la creatividad.

Al igual que muchas tribus urbanas tienen los collares como símbolo para demostrar a los demás sus estatus, las empresas cuanto más normas tienen, más quieren hacer creer que son una empresa grande con la que tratas.

Un procedimiento nos ayuda a encauzar una situación, un problema….¿Pero qué ocurre si no creemos en su creatividad, en su iniciativa, en su ímpetu en ayudar a nuestro cliente cuando el procedimiento no le sirve para su situación? Talento desaprovechado y cliente huido seguramente no dando buenas referencias nuestras.

Si realmente creemos y queremos que la gente se desarrolle con nosotros, que explote su talento con nuestro proyecto y lo haga mejor, no podemos hablar de un propósito que quizá que naciéramos y luego lo «rebozamos» con normas y miedo.

Si creemos en el talento , si queremos ser una empresa creativa y con ello innovadora…¿Por qué seguimos creyendo más en la burocracia que en el talento y la creatividad?

Quién realmente cree en el cambio, no lo dice, lo hace.

Quién realmente no cree en ello, dilata siempre su decisión.

Tú decides.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.