¡¡Emociones llamadas Branding!!

turned on gray laptop computer
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

En todo proyecto en que nos involucramos tenemos dos premisas:

  • Aportar ideas SIMPLES y ATRACTIVAS. Ya que son siempre la antítesis perfecta para solucionar el caos que vivimos.
  • Que la solución tiene que IMPACTAR más allá de lo que se hace habitualmente. Porque si no impacta, es que no produce EMOCIONES que hasta ahora no había sentido con ningún proyecto o producto.

Todo ello engloba una filosofía que tenemos desde el comienzo:

UNA MARCA QUE IMPACTA Y DEJA HUELLA,  ES LA QUE LLEGA AL CORAZÓN DE LOS CLIENTES.

Ni más ni menos.

Sin emoción, NUNCA HABRÁ HUELLA IMBORRABLE.

Sin emoción, SERÁ EL TIEMPO, EL QUE HAGA QUE SE OLVIDEN DE TI, POR GRAN PRODUCTO O SERVICIOS CREAS QUE TIENES.

Desde que nacemos hasta que morimos, TODOS TENEMOS UNA MARCA que nos distingue de los demás. Y lo sabemos por las emociones que provocamos cuando están junto a nosotros.

Todos hacemos las cosas de una manera diferente, la forma de expresarnos, de ver cosas que nadie ve. Todos somos diferentes entre si. Y todos tenemos algo que nos hace especiales frente a los demás.

Todos tenemos una MARCA. Pero es ahora en estos momentos convulsos que vivimos, cuando nos damos cuenta que impulsamos nuestra marca, o nos quedamos atrás.

No lo habíamos hecho hasta ahora, ya que pensábamos, que las cosas no iban a cambiar. Que siempre íbamos a estar trabajando en la empresa que entraramos después de haber acabado el Master tras la Universidad, y el reloj de oro lo veriamos al llegar a la jubilación o los 25 años de servicios a la empresa.

¡¡Pero las cosas no son como creíamos!!.

Pero esas emociones negativas que se generan al ver que tenemos que dar un paso adelante, en vez de ayudar, estropean la creación de impacto real de una Marca.

El miedo a quedarse atrás, el ser engullido por una “revolución tecnológica” de la que desconocemos todo, a pesar de los libros que nos adelantan al futuro, el no estar en la “cresta de ola” de la nueva moda de tener una marca…hace que entre otras cosas pensemos más en las metricas que nos dan las redes sociales respecto a nuestra marca, exponer las fotos que te haces con el “gurú” de moda o recopilar el mayor número de tarjetas de visitas siempre que acuden a un evento.

El miedo hace que el proceso de una Marca, en vez de que sea algo que fluya y  sea emocional, se convierta que es un proceso estandarizado.

Si como así sentimos, una Marca se tiene que distinguir de las demás, no creemos que un proceso estandarizado e igual para todos, saque a la luz estas diferencias que nosotros promulgamos y en las que creemos.

No todas las Marcas deben y tienen que estar en todas las Redes Sociales. No tienes que acudir a todos los eventos de Networking para que te vean y tengan tu tarjeta, entre otros procesos que se recomiendan por igual.

¿Si estás haciendo lo mismo que los demás, tú crees que así te distinguirás de entre los demás?

Las Marcas sentimos que tienen que PROVOCAR. Al pensar en ellas, sabes que ella, “Te hará lo que nunca nadie te había hecho hasta ahora” y satisfacerá siempre más allá tus necesidades.

Si nosotros mismos sabemos que no somos como los demás, y que queremos cosas que impulsen nuestra diferenciación,  ¿Por qué optamos por marcas que son como las demás?

Todos aprendemos de diferentes maneras. A unos les cuesta más que a otros. A otros les sirve un método que a otros les resulta imposible aprender ni les ayuda a descubrirse.

Por eso, pensamos y así lo hemos testado, que cada proceso de creación de una Marca, es diferente entre sí, ya que las emociones, propósitos, equipos, circunstancias, son totalmente diferente entre ellas.

Las Marcas que dejan huella y que algunas de ellas están entre nosotros generación tras generación, no es que piensan diferente a la competencia. Si no que piensan TOTALMENTE OPUESTO a como la competencia piensa en esos momentos.

Pensar diferente, es pensar un poco más allá de cómo lo hacen los demás, pero tampoco perdiendo de vista las modas o pensamiento común no vayan a pensar que estamos “locos”.

Tener una marca, es distinguirse por completo, desde la coherencia de tus pensamientos, emociones y propósito, de lo que dicen y hacen los demás.

El futuro no se crea yendo un paso más allá de lo que creen los demás que será el futuro. Así no se deja una huella duradera. Quizás dejes algo, pero pasada la moda, la gente se olvidará de ti.

La huella se deja creando el futuro que nadie prevee y que sientes que así será. Yendo un paso más allá de lo que la mayoría siente que será el futuro.

Steve Jobs, Elon Musk, Google, Harley Davidson, Michael Jordan, Messi…Son algunas de las marcas, que van más allá de lo establecido y de lo que podríamos haber imaginado. Por eso son marcas que inspiran, que alientan a crear, a ser mejores, a romper limites.

SON MARCAS QUE INSPIRAN.

E inspirar a otras personas son emociones que provocas en los demás, ¿Verdad?

Estas son algunas de las pautas que sustentan nuestra filosofía en relación al Branding y con la que trabajamos.

¿Qué te inspira a ti una marca? ¿Provoca emociones las marcas que te rodean o monotonía?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s